Nuestros dilemas.

Puesto que queremos emprender de manera socialmente responsable, a veces nos vemos confrontados con dilemas. Queremos ser honestos y abiertos sobre ello. Por eso mantenemos un diálogo constante con nuestros grupos de interés sobre las decisiones difíciles y sobre lo que se podría mejorar. Algunos ejemplos:

Salario digno.

El salario mínimo en países como Pakistán, India y Bangladesh es inferior a lo que se considera un salario digno. Queremos que los empleados de los fabricantes de Zeeman ganen un salario justo; lo suficiente para pagar todas sus necesidades básicas. Al firmar nuestro Código de Conducta, nuestros fabricantes se comprometen a ello. Pero sigue siendo difícil determinar qué es exactamente un salario justo. Esto es diferente para cada persona, pero también difiere según la región y el país. Para abordar este dilema, tenemos que colaborar con todas las partes involucradas. Por eso también firmamos en el 2016 el ‘IMVO Textiel Convenant’, un pacto de ámbito internacional de ropa y textiles sostenibles, y además nos afiliamos a la Iniciativa de Comercio Ético (Ethical Trading Initiative, ETI). Los miembros de la ETI ya hace años que colaboran para alcanzar un salario digno. Las lecciones aprendidas ya se están aprovechando para aplicar mejoras reales.

Transparencia en la cadena.

Realizamos un seguimiento de las fábricas con las que trabajamos. Acordamos de manera concreta lo que hay que mejorar. Y cuando. Por experiencia propia sabemos que esta es la manera para que las cosas realmente cambien. Si algo no está bien en una fábrica, nos esforzamos por mejorar la situación sobre el terreno. También podríamos detener la colaboración, pero entonces tampoco estaríamos ayudando a las personas que trabajan allí. Mediante la firma del pacto ‘IMVO Textiel Convenant’, Zeeman se compromete a compartir la ubicación de las plantas de producción con la secretaría del pacto. En el año 2017 se publicó una lista con todos los fabricantes de los firmantes del pacto. En el sector de la confección es habitual que los pedidos sean subcontratados. Los agentes locales de Zeeman garantizan que nuestros fabricantes cumplen con nuestras políticas en relación con la subcontratación. La subcontratación solo puede hacerse previa autorización de Zeeman y si el subcontratista puede trabajar según nuestro código de conducta.

Uso de materiales sostenibles.

Cada vez más, queremos ofrecer ropa y textiles hechos con materiales sostenibles. Por ejemplo, algodón ecológico o materiales reciclados. Por eso, en el 2014 nos hicimos socios de la organización Better Cotton Initiative (BCI). En el 2020, el 25% de toda nuestra colección tiene que estar hecha de materiales sostenibles. A veces los materiales sostenibles son más caros. Y no queremos aumentar el precio de venta de nuestros productos. Uniendo fuerzas, esperamos ser capaces de resolver este dilema.