Nuestros dilemas.

Puesto que queremos emprender de manera socialmente responsable, a veces nos vemos confrontados con dilemas. Queremos ser honestos y abiertos sobre ello. Por eso mantenemos un diálogo constante con nuestros grupos de interés sobre las decisiones difíciles y sobre lo que se podría mejorar. Algunos ejemplos:

Salario digno.

Los trabajadores de los proveedores de Zeeman reciben un salario justo. Al firmar nuestro Código de Conducta, nuestros proveedores se comprometen a ello. Pero el concepto de un salario digno es complejo y difiere según el país y la región.

Transparencia en la cadena.

Asimismo, ocasionalmente nuestros fabricantes subcontratan pedidos a otras fábricas, a menudo más pequeñas. Oficialmente tienen que notificárnoslo primero, pero incluso así es difícil para nosotros comprobar los salarios y las condiciones de trabajo en estas fábricas que todavía desconocemos. No podemos garantizar que en esas fábricas todo el mundo ciertamente recibe un salario digno.

Uso de materiales sostenibles.

Queremos que en el año 2020, el 10% de toda nuestra colección esté hecha de materiales sostenibles. Puesto que el algodón ecológico es más caro, sin duda tendremos que aumentar los precios de los productos. Pero no todo el mundo puede o quiere pagar más por un mejor medio ambiente. Inicialmente, Zeeman quiere resolver esto dándole la opción al cliente.