Nuestra fuerza es la sencillez a gran escala.

Desde que en el año 1967 Jan Zeeman abrió su primera tienda en Alphen aan den Rijn, Países Bajos, el mundo ha cambiado mucho. Aun así, Zeeman ha seguido siendo Zeeman. Seguimos ofreciendo ropa y productos textiles de buena calidad a precios bajos. Organizando de manera inteligente y comprando a gran escala, podemos ofrecer los mejores precios. La visión de Jan Zeeman fue sencilla: los productos textiles de calidad no tienen por qué ser caros. Y esa visión sigue siendo la fuerza de Zeeman.

Creemos que las cosas mejoran cuando se hacen más sencillas.

En Zeeman tenemos una visión muy propia y sensata. Pensar por uno mismo, así trabajamos. En la medida de lo posible, hacemos las cosas por nuestra cuenta. Esto tiene que ver con los costes, pero aún más con lo que nos parece lógico y justo.

Seguimos mejorando.

Organizando de manera cada vez más inteligente y, comprando a gran escala, podemos ofrecer los precios más bajos posibles. Y así somos capaces, una y otra vez, de atravesar fronteras y poner nuevos límites. Desde el diseño hasta el embalaje. Desde el transporte hasta la tienda. Seguimos siendo criticos con cada detalle para superarnos a nosotros mismos.

Esto es Zeeman:

Zeeman tiene 1.300 tiendas en 7 países.
Somos buenos en ofrecer productos básicos y ropa de calidad para toda la familia.
El bajo coste es la base de nuestra organización.
Asumimos la responsabilidad por nuestros fabricantes, por nuestros empleados y por el medio ambiente.
 
 
 
 

La esencia de Zeeman.

Tenaz & independiente.

Zeeman es una empresa familiar independiente. Nosotros mismos fijamos nuestro rumbo. Hemos notado que la gente entiende las decisiones que tomamos. Si pensamos que algo tiene sentido, entonces a menudo los clientes están de acuerdo.

Apasionado & consciente de los costes.

Cualquiera puede producir un buen producto a un precio alto. El reto está en hacer un buen producto a un precio bajo. Nosotros lo hacemos con gusto.

“La buena ropa y los productos textiles de calidad no tienen por qué ser caros”.

Sencillo & sincero.

Puede parecer fácil, pero es lo más difícil que hay: mantener la sencillez de las cosas. Sea cual sea la tienda de Zeeman que visites: la decoración siempre es sencilla y la gama de productos es la misma en todos los países. Y esto conlleva una forma sincera de trabajar. Ser transparente y hacer lo que prometes.

Cuidadoso & comprometido

En Zeeman trabajamos como un solo equipo. Conservamos las características de un negocio familiar. Respetando a las personas, los derechos humanos y el medio ambiente. Conocemos a las personas que trabajan para nosotros. De esa manera podemos influenciar en su forma de trabajar.

“El reto se produce cuando quieres hacer un buen producto a un bajo precio”.