Productos buenos y seguros.

Nos sentimos muy responsables de la seguridad y la calidad de nuestros productos. Por eso vigilamos con mucho cuidado cómo se elaboran nuestros productos.

Pruebas independientes de TÜV.

Con el fin de garantizar que los productos cumplen con todos los requisitos, desde el año 2013 los artículos son sometidos a pruebas en diferentes lugares del mundo por parte del laboratorio de pruebas independiente TÜV Rheinland. Solo después de la aprobación de los informes de prueba se da luz verde para enviar los artículos a Europa.

Manual de proveedores.

En nuestro manual de proveedores, elaborado por nuestro departamento de calidad, se indican los requisitos del producto para cada grupo de productos. Por ejemplo, nuestros artículos no pueden contener productos químicos u otras sustancias nocivas. Los artículos nunca pueden ser peligrosos (hacemos especial referencia a la ropa infantil y a los juguetes). Y miramos con mucho cuidado la resistencia al fuego.

Pruebas aleatorias.

Todos los productos que se producen para nosotros son sometidos a pruebas. Los fabricantes nos envían los artículos para ello. Para evitar que los artículos de prueba sean de mejor calidad que los que se envían posteriormente a la tienda, también hacemos regularmente pruebas aleatorias con artículos de nuestras tiendas, especialmente aquellos que pueden presentar algún riesgo. Estas pruebas son efectuadas por parte de TÜV Rheinland. En el año 2014, el 85% de las pruebas estaba en orden; en el año 2015 este porcentaje ya fue del 88%. Si hace falta, ponemos en marcha proyectos de mejora.

Oeko-Tex.

Desde el 2013, Zeeman dispone de su propia certificación Oeko-Tex®. Es una garantía adicional conforme no se han utilizado productos químicos prohibidos en nuestros artículos. Cada vez producimos un mayor porcentaje de nuestra colección de acuerdo con este estándar Oeko-Tex®.

Better Cotton.

Para hacer más sostenible nuestra ropa y nuestros productos textiles, desde el 2015 compramos algodón sostenible a través de la organización Better Cotton Initiative (BCI). Esto crece mucho más rápido de lo esperado. En el 2016 utilizamos un total de 895.700 kilos de algodón sostenible. Esto representa tres veces más que en el 2015. Por ello, nuestro uso de algodón de Better Cotton ha crecido desde el 1,5% hasta el 5%. De esta manera, hemos superado de largo nuestro objetivo para el 2016.